Jo, EspartaKa

Ho he parlat amb la gent del pis i, finalment, tots i totes ens hem decidit a escriure aquest blog. Els meus companys diuen que hem de contar la nostra història.

Sóc una rata. Els humans diuen que sóc un "animal de laboratori". Classifiquen a la resta d’animals com a coses, amb adjectius que ens defineixen per la nostra utilitat per a ells. I totes són dolentes per a nosaltres, els animals que no hem nascut humans.

Al laboratori ens volen pel mateix que volen una proveta. Som un instrument d’investigació. I ens inoculen tota mena de productes, ens donen descàrregues elèctriques, ens fan emmalaltir i arribar a la psicosi, ens fan patir. Ens torturen i maten per a provar barres de llavis o productes de neteja. No importa que les provetes no puguen sentir i nosaltres si. Ens tracten igual.

Els humans també utilitzen les rates de laboratori per a altres coses. Jo, per exemple, vaig ser comprada al mercat d’esclaus per a que em mengés una serp esclava que, tancada a la seua pressó-vitrina de la mida d’una caixa, menja quan els seus "amos" ho decideixen. Jo sóc tranquil·la i pacífica; m’hauria capturat ràpidament, i la preuada "propietat dels humans", mostrada amb orgull a les visites, no hauria patit perill.

Però la serp es va morir abans de menjar-me. Segurament de pena, somiant, dins de la pressó-vitrina, amb un ample territori, ple de pedres sota les que passar la nit i on prendre la calor del gran sol, no d’una trista llum artificial. Somiant ser lliure com les rates que li permetrien sobreviure, i amb les que lluitaria per la vida en igualtat de condicions.

Ella morí mentre jo esperava, a la tenda distribuïdora d’esclaus no humans, dins d’una gàbia on no em podia moure. El traficant d’esclaus no estava molt content que jo estigués a la tenda, no era bo pel negoci. Quan ja tenia decidit donar-me com a "pèrdua" (matar-me i llançar-me a les escombraries) es trobà un humà i una humana amb els que ha començat la resta de la meua vida.

dimarts, 23 de juny de 2009

“Mirad hijos de puta, aquí tenemos al toro”

“No causa sorpresa que tras la convocatoria y desde diferentes ámbitos en Coria, se afirme que no hubo agresiones verbales contra los defensores de los derechos de los animales. Teniendo en cuenta que para esta gente lo que le hacen a los toros no es maltrato, a quién puede asombrarle que no consideren sus expresiones como insultos y amenazas. No se le puede pedir un razonamiento coherente a quien tiene instalada la brutalidad en su mente y se siente orgulloso de ello.”

“Fue en ese momento en el que muchos habitantes de Coria lucieron su “yo” más rastrero, pues cuando Tony Moore - el viudo de Vicki Moore, la activista inglesa que acabó muriendo como consecuencia de las numerosas cornadas recibidas en Coria mientras filmaba la cruel costumbre con la intención de divulgarla - estaba leyendo un comunicado en el que expresaba su repulsa por esta tradición y por lo que de sufrimiento implica para unos animales cuya capacidad sensorial es muy similar a la nuestra, la turba enardecida le cubrió de insultos y trató, sin conseguirlo, de humillarle. La serenidad de Tony Moore, la de la hija que tuvo con Vicki y la de su actual compañera, allí presentes también, contrastaron con la miserable mezquindad de un grupo de sujetos incapaces de frenar sus instintos violentos ni tan siquiera en un instante como ése ...”

4 comentaris:

  1. Amiga Espartaka, vengo desde el blog de Julio Ortega y me siento gratamente impresionado por el contenido de tu página.

    En cuanto al tema que nos ocupa: Coria y su manía de convertir en un tul a un toro (para divertir a una panda de sanguinarios), no es baladí asegurar que nos encontramos con lo de siempre, mentes cerradas al amparo de unas tradiciones cavernarias, que ellos endulzan con el eufemismo de tradición. Maldita palabra que nos devuelve al pasado y nos indica el camino de las cavernas.

    Yo iba a ir a Coria, pero, ya sabes, a veces las cosas no salen como nos gustaría. No obstante, allí se leyó un manifiesto de mi autoría, que, y con perdón, interiormente no lo considero mío, sino la expresión de lo que todos pensamos.

    Te reitero lo anterior; muy buena impresión se desprende de tu blog. Gracias por existir.

    Salud y suerte.
    Ricardo - Linde5

    ResponElimina
  2. Hola Ricardo:

    Muchas gracias por tu comentario. Que sepas que esta rata ha caído rendida después de leer unas palabras tan cálidas.

    Cosas de la vida, justo ayer por la mañana visité tus blogs y estuve leyendo tu post sobre Coria y tu comunicado, que, por supuesto, también hago mío.

    Un fuerte abrazo, compañero.

    ResponElimina
  3. Ja, ja, ja!!! nada, nada ke se lo pague ella el billete de turista espacial. En cuanto a toda la demás gente ke quiseramos enviar,included a todas las personas de Coria ke parecían irracionales en sus declaraciones, creo ke deberíamos pedir la ayuda de alguna entidad..... para ke les obligara a montar en el chisme interestelar, claro. El billete ke también se lo paguen con todo lo ke nos han robado a todo el mundo. Por supuesto, a unas personas más ke a otras. Las ke no tienen sanidad, ni agua potable, ni derecho a la educación....
    Bien de hecho, para la gente de Coria las Taktaktrans tienen pensado una de arrearles con alfileres en sus lindos culos a ver si aprenden ke los nervios son reepctores de sensaciones ke llegan al cerebro.... claro ke, ahora ke lo pienso, igual lo tienen cerrado por obras....

    ResponElimina
  4. Joer Lulú, ¡es qué tu propuesta era tan atractiva!

    Ah, las Taktaktrans y su sutil sutileza, diles que se vengan para acá... y que se traigan los alfileres, please.

    ResponElimina

Una miqueta de relax