Jo, EspartaKa

Ho he parlat amb la gent del pis i, finalment, tots i totes ens hem decidit a escriure aquest blog. Els meus companys diuen que hem de contar la nostra història.

Sóc una rata. Els humans diuen que sóc un "animal de laboratori". Classifiquen a la resta d’animals com a coses, amb adjectius que ens defineixen per la nostra utilitat per a ells. I totes són dolentes per a nosaltres, els animals que no hem nascut humans.

Al laboratori ens volen pel mateix que volen una proveta. Som un instrument d’investigació. I ens inoculen tota mena de productes, ens donen descàrregues elèctriques, ens fan emmalaltir i arribar a la psicosi, ens fan patir. Ens torturen i maten per a provar barres de llavis o productes de neteja. No importa que les provetes no puguen sentir i nosaltres si. Ens tracten igual.

Els humans també utilitzen les rates de laboratori per a altres coses. Jo, per exemple, vaig ser comprada al mercat d’esclaus per a que em mengés una serp esclava que, tancada a la seua pressó-vitrina de la mida d’una caixa, menja quan els seus "amos" ho decideixen. Jo sóc tranquil·la i pacífica; m’hauria capturat ràpidament, i la preuada "propietat dels humans", mostrada amb orgull a les visites, no hauria patit perill.

Però la serp es va morir abans de menjar-me. Segurament de pena, somiant, dins de la pressó-vitrina, amb un ample territori, ple de pedres sota les que passar la nit i on prendre la calor del gran sol, no d’una trista llum artificial. Somiant ser lliure com les rates que li permetrien sobreviure, i amb les que lluitaria per la vida en igualtat de condicions.

Ella morí mentre jo esperava, a la tenda distribuïdora d’esclaus no humans, dins d’una gàbia on no em podia moure. El traficant d’esclaus no estava molt content que jo estigués a la tenda, no era bo pel negoci. Quan ja tenia decidit donar-me com a "pèrdua" (matar-me i llançar-me a les escombraries) es trobà un humà i una humana amb els que ha començat la resta de la meua vida.

dimecres, 8 d’abril de 2009

SENSE COMENTARIS. Pasmada me he quedao.

GLORIA MARÍA TOMÁS RESPONSABLE DE BIOÈTICA DE LA UCAM
«Hay homosexuales que se han 'curado', aunque no sé cómo»
La profesora asegura que «la masturbación es un desorden» y defiende «la ley natural»

Aunque asegura que sus declaraciones en Alicante se han «sacado de contexto», Gloria María Tomás insiste en las líneas básicas de su discurso. Admite que sus ideas no pueden considerarse una teoría científica, pero pese a ello no dudó en difundirlas en un ámbito universitario.

- Usted dice que la homosexualidad es una enfermedad y que «se puede arreglar». ¿Podría explicarnos en qué teoría científica se ha inspirado para llegar a esta conclusión?
- Lo primero que quiero aclarar, en pro de mi honor, es que yo di una conferencia y el tema era sobre la sexualidad, no sobre la homosexualidad... El vídeo recoge una pregunta a la que contesto de una manera coloquial. Y, con respecto a su pregunta, desde el punto de vista histórico, hasta el año 1970 la homosexualidad se consideraba una enfermedad. A partir de ese momento, dicen que por los lobbys, yo no lo sé, dejó de ser enfermedad. Yo, si la comunidad científica actual no lo considera enfermedad, yo tampoco. Por otra parte, y hablo desde el punto de vista de Biología Molecular, que es mi carrera, hasta hoy no se ha descubierto un gen determinante de la homosexualidad. Lo que sí se ha visto es que hay personas que nacen con esa tendencia, otras personas que las generan y otras que las fomentan. Al no haber un gen determinante significa que a la naturaleza humana se añade la libertad. De hecho conozco a gente que se ha curado. Hay libros serios de homosexuales que se han curado.

- ¿Podría explicarnos cómo se han «curado»?
- Pues no lo sé. Yo no me dedico a esto. Supongo que habrá recibido un tratamiento hormonal o de psicoterapia. No lo sé. Si lo supiera se lo diría. Lo que sí puedo decir es que conozco a personas que están en tratamiento. Yo no las trato para curarlas. Yo les he hablado de psiquiatras a los que pueden ir, y están en tratamiento.

- En la conferencia habló usted de un par de teorías suyas...
- Un par de teorías tontas, sí.

- ... en las que habla de cómo una persona se puede «convertir» en homosexual.
- Me ha fastidiado porque eso fue una respuesta coloquial. Cuando hablas coloquialmente puedes decirle a alguien que hace un siglo que no le ves. Y no significa que hace cien años que no le ves. Lo han tomado por lo que no es. De todas maneras, si hablo de esas dos cosas es porque conozco a personas que han pasado por eso. No son teorías, sino casos de personas concretas. Son ejemplos dichos en un contexto más serio. Porque dichas así suenan a tontería. Nadie se cree que por la merienda uno se convierte en homosexual.

- En concreto usted habló de niños que pasan mucho tiempo sólos y hacen «tonterías de masturbaciones».
- La adolescencia es un despertar a todo. Es un momento precioso en el que se pasa bastante mal y es delicado. En ese momento, en que se descubre la intimidad, se necesita muchas veces ayuda. Conozco casos de chiquitos, pequeños fracasos, que han ido a su casa y han estado solos (que el hombre y la mujer trabajan ahora es real y normal, no me refiero a eso, sino a que han estado solos en la merienda, y en la cena, y un día, y otro). Pues al final pueden descubrir el sexo propio. El ejercicio de la sexualidad exige un ambiente, y si es un ambiente juvenil, borracheril y medio tonto, puedes tener dificultades. No es una teoría, sino una cosa que le puede pasar a 1 persona o a 20.

- Ya. Perdone, su explicación es difícil de seguir. Usted conoce a unos niños que estaban sólos y entonces se masturbaban y se convirtieron en gays. ¿Los heterosexuales no se masturban?
- Pues yo, como comprenderá... Igual que le digo que no me dedico a la homosexualidad, no me dedico a la masturbación. Personalmente, y por católica, y por respeto a la ley natural, opino que la masturbación es un desorden, y que el placer sexual es muy bueno cuando se ejercita donde tiene que ejercitarse

- Pero, por aclararnos, ¿la masturbación lleva a la homosexualidad?
- Hombre, eso es un salto muy grande. Yo lo que he dicho es que en algún caso, alguna persona que se dedique a masturbarse puede descubrir el placer sexual en sí mismo, y en otro compañero. No tengo ni idea. No me atrevería ni a afirmarlo ni a contradecirlo. Es un tema muy escabroso y muy delicado. No estoy preparada para contestar eso.

- Dice que no está preparada, pero habló de eso en una conferencia, con 50 o 70 alumnos delante.
No, no. Había mil alumnos. Y no lo comenté así. Lo dije después de una conferencia muy seria sobre la sexualidad. Es muy distinto cuando tú has comido muy bien un día y dices, pues ahora me como un ajo. No sé como explicarle. Parece gratuito decir que porque se masturba, uno se convierte en gay.

- ¿Defiende que hay más posibilidad de que un niño sea gay si está más tiempo sólo porque su padre y su madre trabajan?
- Mire, yo voy a decirle una cosa que a lo mejor le va a impresionar. Unos padres jóvenes tenían un chiquito pequeñito que no hablaba. Pensaron que era mudo y lo llevaron al médico, y les dijo que no era mudo, sino que no les entendía porque hablaba sólo ucraniano. Se pasaba el día con la ucraniana que le cuidaba. Es un hecho real. La soledad de los niños es una realidad. Y los padres normales andan luchando para poder llevarlos al colegio, etc. Usted habrá visto lo del típico padre que iba a la guardería con su niñito en su coche, y que se le ahogó el niño porque se le olvidó dejarlo en la guardería. ¿Es problema del padre? No. Es que lo tenemos muy mal para salir adelante, y eso repercute en los hijos.

- Entiendo... ¿Todas estas cosas las dice como científica o sólo como católica, o como ambas cosas a la vez?
- Como católica... Lo que yo defiendo es la ley natural. Esa ley, que está grabada en el corazón de todo hombre, se me ilumina con el catolicismo

Font: http://www.laverdad.es/murcia/20090407/region/homosexuales-curado-aunque-como-20090407.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Una miqueta de relax