Jo, EspartaKa

Ho he parlat amb la gent del pis i, finalment, tots i totes ens hem decidit a escriure aquest blog. Els meus companys diuen que hem de contar la nostra història.

Sóc una rata. Els humans diuen que sóc un "animal de laboratori". Classifiquen a la resta d’animals com a coses, amb adjectius que ens defineixen per la nostra utilitat per a ells. I totes són dolentes per a nosaltres, els animals que no hem nascut humans.

Al laboratori ens volen pel mateix que volen una proveta. Som un instrument d’investigació. I ens inoculen tota mena de productes, ens donen descàrregues elèctriques, ens fan emmalaltir i arribar a la psicosi, ens fan patir. Ens torturen i maten per a provar barres de llavis o productes de neteja. No importa que les provetes no puguen sentir i nosaltres si. Ens tracten igual.

Els humans també utilitzen les rates de laboratori per a altres coses. Jo, per exemple, vaig ser comprada al mercat d’esclaus per a que em mengés una serp esclava que, tancada a la seua pressó-vitrina de la mida d’una caixa, menja quan els seus "amos" ho decideixen. Jo sóc tranquil·la i pacífica; m’hauria capturat ràpidament, i la preuada "propietat dels humans", mostrada amb orgull a les visites, no hauria patit perill.

Però la serp es va morir abans de menjar-me. Segurament de pena, somiant, dins de la pressó-vitrina, amb un ample territori, ple de pedres sota les que passar la nit i on prendre la calor del gran sol, no d’una trista llum artificial. Somiant ser lliure com les rates que li permetrien sobreviure, i amb les que lluitaria per la vida en igualtat de condicions.

Ella morí mentre jo esperava, a la tenda distribuïdora d’esclaus no humans, dins d’una gàbia on no em podia moure. El traficant d’esclaus no estava molt content que jo estigués a la tenda, no era bo pel negoci. Quan ja tenia decidit donar-me com a "pèrdua" (matar-me i llançar-me a les escombraries) es trobà un humà i una humana amb els que ha començat la resta de la meua vida.

dilluns, 30 de març de 2009

Dalí bestialista, Da Vinci vegano

"La señora Rius continúa, a sus 70 años, regentando su propio negocio de citas. Cuenta la señora Rius que cuando ella trabajaba en la casa de citas San Mario (considerada de élite en la época), entró por la puerta un sexagenario Salvador Dalí. Lo hizo acompañado por "las suecas", un grupo de ocho mujeres espectaculares. Luego pidió "un pato", ya preparado. Las mujeres lo aguantaron mientras él le cortaba el cuello, y le ayudaron a bajarse los pantalones y lo penetró durante los estertores. Ella lo consideró espantoso"


Desde el equipo de LIBERA!

El hecho narrado nos deja atónitos pero no sorprendidos. No es de extrañar que haya sido un apasionado de la tauromaquia.

Como todos los genios, Dalí lo era en una determinada disciplina. Pero este hecho, esta habilidad, esta destreza, no otorgan al genio ni la superioridad moral, ni el buen gusto por otras cuestiones diferentes a las inherentes a su maestría específica. Este relato de la señora Rius pone de manifiesto la calidad ética y el estado de salud mental de Salvador Dalí, así como su concepción de los animales, y aunque eso no le quita genialidad en sus obras, sí le resta todo tipo de autoridad para avalar prácticas tales como la tauromaquia y que estas sean, por tanto, moralmente aceptadas por la sociedad actual tal y como pretenden hacer ver los amantes de la tauromaquia.

Se puede llegar a pensar que dicha locura, dicha enfermedad, dicha miseria, son ingredientes imprescindibles para la concepción de la genialidad, pero lo cierto es que dicha conexión ni es taxativa, ni se aproxima al menos a la realidad. Y existe una prueba de ello: el genio más genio de toda la historia, el que dominó todas las artes y todas las ciencias, Leonardo Da Vinci, es considerado el primer vegano conocido. Leonardo no consumía ningún producto de origen animal. En varias ocasiones durante su vida se refirió al tema de los animales,:

"El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes! Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo. "


Nota:

La zoofilia es la atracción por un ser de una especie no humana. El bestialismo es la consumación del acto sexual con dichos seres. Hoy es considerado un delito en muchos países del mundo, y cientos de especialistas han coincidido en que la zoofilia representa una enfermedad mental grave, y que el bestialismo suma además un ingrediente de peligrosidad. No dudes en denunciar casos de bestialismo:

denuncias[ARROBA] liberaONG. org

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Una miqueta de relax